Me pide Teo que lo presente desde mi sentir.

La madera habla con sus colores, vetas, volúmenes, curvas, dureza… Teo la escucha. Y entonces empieza la conversación, tallándo la madera hasta que todos puedan ver lo que le dice. Así toma vida el escultor.

El barro habla desde su textura, humedad, temperatura, color, forma, … Teo lo escucha. El barro le seduce y él se lanza a conocer sus entrañas frescas y húmedas. Así toma vida el ceramista. La cerámica surge y se multiplica en mil facetas. Llegando Teo también a fabricarla y así hacerla cotidiana en las manos de los que desee sentirla.

La creatividad le habla, Teo la escucha, le hace caso, la sigue y actúa. Los objetos le surgen y les ayuda a existir. Así aparece el diseñador creativo con una visión práctica.

Teo comienza a sentir el deseo de compartir esa creatividad y acompañar a personas en el viaje mágico de la creación. Así comenzó el profesor de cerámica, de escultura y de talla de madera.

un gran amigo,

Héctor Gómez Gauchía

©TEO CALVO. 2015